Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Registro de Identidad {Nuevo}
Dom Mayo 01, 2016 1:53 am por Edmund Rutledge

» Registro de Grupo {Nuevo}
Dom Mayo 01, 2016 1:34 am por Edmund Rutledge

» Jocelyn Wescott ID
Mar Abr 19, 2016 11:10 am por Jocelyn Wescott

» Olivia J Lafferty ID (En proceso)
Mar Abr 19, 2016 4:41 am por Olivia Lafferty

» Registro de PB {Nuevo}
Mar Abr 19, 2016 3:42 am por Edmund Rutledge

» Modelo de Cronología {Opcional}
Mar Abr 19, 2016 1:55 am por Daphne Rutledge

» Descripción de los Grupos
Dom Abr 17, 2016 3:50 am por Daphne Rutledge

» Lilian Parks ID
Dom Abr 17, 2016 2:28 am por Anthony Rutledge

» Babette A. Repko (ID)
Dom Abr 17, 2016 2:27 am por Anthony Rutledge

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 50 el Miér Jul 19, 2017 9:51 am.
Afiliados Hermanos

Afiliados Élite
The 100 RPG Alohomora
Staff

Ambientación


La familia Rutledge es una familia de renombre, sumamente conocida por toda la sociedad londinense, son dueños de casi la mitad de la ciudad, y es que han heredado propiedades y acciones generación tras generación. No hay una sola persona que no sepa quiénes son estos, además resulta casi imposible olvidarlos considerando que los padres de estos han llamado a sus hijos en orden alfabético conforme fueron naciendo, Anthony, Benedict, Colin, Daphne, Eloise, Francesca, Gregory y Hyacinth Rutledge; aunque nos encontramos en el año 2015, las madres de la sociedad londinense sueña con ver a sus hijos casados con uno de ellos, ya que todos permanecen solteros, salvo por la mayor de las chicas, que está prometida al gran empresario Simon Basset, un buen amigo del mayor de los Rutledge. Pero esta familia esconde un oscuro secreto, mismo que resulta escalofriante de tan solo pensarlo, y lo peor de todo, nadie podría imaginarse jamás que esta gran familia, es nada más y nada menos que un grupo de psicópatas.

Anthony, Benedict, Colin y el mismo Simon, se han dedicado a realizar los asesinatos más ruines que nunca nadie haya visto en la historia, siendo este último posiblemente una de las personas más despiadadas de todos ellos y el posible "maestro" de Anthony. Por supuesto que nadie podría llegar a pensar que esos hombres tan amable con quien se le ponga en frente, correctos, pulcros y educados serían capaces de algo como eso, razón por la cual les resulta más sencillo pasar desapercibidos, pero la situación ha ido mucho más lejos esta vez. Esta vez han decidido abrir un lujoso hotel siete estrellas ubicado en el medio del mar, al que por obvias razones, solo se puede acceder en barco, ¿dónde está el hotel? En el medio de la nada, nadie, salvo ellos y Daphne - quien es la única del resto de la familia enterada de todo y de acuerdo con ello -, saben donde se encuentra ubicado, y por inauguración y como motivo de llevar a cabo durante el primer mes la boda de Daphne y Simon, han acordado invitar a la sociedad más distinguida y adinerada de Londres a las mejores vacaciones de sus vidas durante, supuestamente, 3 meses, mismas que podrían terminar siendo las peores de todas, unas vacaciones de las cuales jamás regresarán gracias a la excéntrica familia y el personal de dicho hotel, que no son más que los fieles seguidores Rutledge.

Claro que el viaje también ha atraído a bastantes criminales tanto conocidos por la policía como completamente desconocidos, la crema innata de Londres irá a pasar sus vacaciones ahí, es el momento perfecto para sacarles su dinero a unos cuantos ricachones, pero sin duda alguna, se han equivocado de lugar, ya que los Rutledge son una familia celosa, nadie toca a sus víctimas, salvo ellos mismos o su gente, ¿te atreverías a desafiarlos? ¿Serías capaz de subirte al barco y conocer el hermoso hotel? ¿Por qué no? Son solo gente normal con intereses un tanto... poco convencionales.

Entra y conocelos a todos!!
Normas

#Tu avatar deberá medir obligatoriamente 220x400.

#La firma tiene que ser de 500x350 como máximo.

#Ponte Nombre y Apellido.

#Haz el expediente y los registros para poder darte color.
Noticias


[17.03.15] ¡Apertura del foro!.

[14.03.15] El mínimo de líneas por post es de 10.

[14.03.15] ¿Has mirado ya nuestros personajes cannon?

[14.03.15] No permitimos el cambio de avatar en los personajes cannon

[14.03.15] Considera hacerte un PJ masculino. Evitemos la sobrepoblación femenina.


Datos Extra

#Te ha sido enviada una invitación a casa donde se menciona que haz sido invitado al nuevo hotel Rutledge para celebrar la inauguración y boda de Daphne Rutledge y Simon Basset.

#Según la invitación, la estancia en el hotel será de solo 3 meses, pero todos sabemos que serán unas vacaciones sin retorno.

#El hotel está en medio del mar, en medio de la nada, por lo que no hay comunicación con la ciudad, y solo se puede regresar en los barcos que los han traído, mismo que solo volverían si Anthony o Simon dan la orden.
Creado por Frozen

You can't say no to me {Benedict}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

You can't say no to me {Benedict}

Mensaje por Daphne Rutledge el Sáb Mar 28, 2015 4:15 am

Aunque había cargado con todo el equipaje que había podido y me habían estado trayendo más cosas que no me habían cabido en mis varias maletas, me encantaba la ropa, no recordaba haber repetido un atuendo nunca en mi vida, pero necesitaba algo más de ropa, además también tenía el área de souvenirs como propiedad en el hotel, había de todo un poco ahí, pero necesitaba más artículos nuevos, pero Anthony me había prohibido la entrada a los almacenes o conversar con alguno de los encargados de los barcos de carga que llegaban a altas horas de la noche según Gregory, así que tenía que buscar una forma de convencerlo para que mandara traer lo que le pedía, además no quería que se sirviera nada de lo que los chefs habían preparado para mi boda, claro, al menos no los platillos que habíamos degustado y escogido ya Simon y yo, no habría sido de clase elegir todos los platillos, aunque eran deliciosos, esos podían servirlos en el hotel, pero no algo de lo que habría en la boda, pero claro, mi querido hermanito había enviado a que prepararan lo suficiente para ponerlo en el menú, antes haría que lo tiraran o que se lo repartieran entre los empleados, había hablado con Rowan, uno de los guardias de seguridad que trabajaba desde hace tiempo para la familia para que fuera a decir en la cocina que Anthony había dicho que se tirara toda esa comida, pero no aceptó ayudarme, y lo entendía, si no conociera a mi hermano también me diera miedo, así que se me ocurrió buscar a la única persona que podría convencerlo.

Me dirigí al consultorio médico del hotel para buscar a Rutledge, la secretaria de la entrada me dijo que mi hermano estaba ocupado con una paciente que llegó con dolor de cabeza - Descuida, te aseguro que serás la última persona a la que culpara - Le guiñé un ojo a la preocupada chica y abrí la puerta del consultorio de golpe sin previo aviso, lo cual hizo que la mujer que estaba ahí con él diera un brinco - ¿Le importaría dejarnos a solas? Si necesita atención médica saque una cita para otro día, el doctor Rutledge también tiene servicio al cuarto - Bromeé solo para molestar, mi voz sonó amable, además le dediqué una sonrisa meramente cortés, pero la mujer accedió, ¿no era algo vieja para vestir así? Me reí de solo pensar en la razón por la cual seguramente había venido a buscar a Benedict - Hey Benedict - Le saludé con expresión divertida antes de adelantarme para sentarme en su silla dando vueltas en la misma - No sabía que te gustaran las mujeres mayores de edad, ¿que le haces a tu secretaria? Se ha puesto pálida cuando entré aquí sin avisar, ni siquiera pareces tan mala persona, ¿para qué sirve esto? - Le pregunté tomando un aparato médico que había sobre el escritorio, mismo que tenía una luz con la que lo apunté directo a los ojos.

_________________

Daphne Rutledge

A falling star fell from your heart and landed in my eyes, I screamed aloud, as it tore through them, and now it's left me blind. I knew that somehowI could find my way back. Then I heard your heart beating, you were in the darkness too, so I stayed in the darkness with you. ― ♥️
avatar
Daphne Rutledge
Ejecutivos


Mensajes : 266
Fecha de inscripción : 14/03/2015
Edad : 27

Ver perfil de usuario http://luxuryrutledge.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: You can't say no to me {Benedict}

Mensaje por Benedict Rutledge el Sáb Mar 28, 2015 8:22 am

Llenando unos documentos en mi escritorio volteo hacia la ventana para observar el día que se encuentra tan soleado y caluroso como en aquella ocasión, trato de quitar este maldito pensamiento de mi cabeza pero no puedo, ver aquel escenario me recuerda una parte de mi vida que quisiera borrar o jamás haberla vivido. Me acerco hacia la ventana para mirar lo que hay afuera, solo siento los rayos del sol quemando mi piel, -Que calor de infierno está haciendo- Le digo mientras recorro las persianas. Regreso hacia mi silla para terminar mis deberes pero aun así sigo sintiendo ese dolor en el estómago cada vez que me imagino a mi madre viendo la nada por la ventana, siento una escalofrío que pasa por todo mi cuerpo hasta llegar a mi ojos, quiero cerrarlos para impedir que mis lágrimas salgan pero a veces no logro ser lo suficientemente fuerte y me rindo por completo.

Solo pasan unos cuantos segundos cuando de repente suena el teléfono que conecta con Alice mi secretaria, ella solo se dedica a decirme que mi paciente ya se encuentra afuera, -dígale que pase por favor- Le menciono mientras limpio mi cara, veo que entra una mujer de aspecto algo cansada, le sugiero que se siente de una forma amable. Cuando estoy por acabar la cita escucho como si alguien hablara con Alice, no le tomo mucha importancia, poco tiempo después escucho que la puerta se abre tan fuerte que la persona con quien me encuentro da un brinco un tanto raro, quien entra es mi hermana Daphne, que me interrumpan mientras estoy ocupado es una de las cosas que siempre me han molestado, por eso a mi secretaria le deje bien dicho que no dejara entrar a nadie sin mi consentimiento o me encargaría personalmente de echarla del hotel o cualquier lugar donde fuera a trabajar por mas mediocre que fuera, entra al consultorio como si estuviera esperándola o fuera de ella por ser de la familia también, a pesar de que sabe lo molesto que me pongo al entrar a este lugar, y más cuando trata de sacar a la persona con quien me encuentro, escondo cualquier enojo que tengo hacia ella pues es mi hermana menor y trato de comprender que siempre ha sido así y no podré cambiarla.

Veo cómo sale mi paciente, pues mi familiar le pide que se salga de una manera tan tranquila que no puede molestarse, mientras Daphne se sienta en una silla cerca de escritorio, ella que tiene una cierta expresión alegre y misteriosa a la vez que no puedo descifrar, - Hola hermana- Le digo con amabilidad mientras guardo los documentos que ya había terminado de llenar, -Mejor ignorare  ese comentario- Le digo con un poco de enfado, -solo le dije que no dejara pasar a nadie porque no me gusta la interrupción, pero parece que tú no sabes eso porque entras como si fuera tu consultorio- Le hablo con un tono recriminatorio, saco mi enojo y empiezo a hablar en un tono más agradable, -Se llama oftalmoscopio y sirve para ver los ojos, que no se te vaya a caer porque son muy delicados y es el último que me queda- Solo hace un pequeño gesto desagradable y no deja de jugar con el aparato, no le tomo mucha importancia -Si le dijeras a tu prometido que me trajera oftalmoscopios y algunos otros instrumentos estaría muy bien, ah y por cierto ¿Que te trae por aquí? Espero que sea lo suficientemente importante como para quitarme el trabajo- le digo de una manera sarcástica y juguetona. El estar con mi hermana me hace sentir contento de nuevo y olvidar poco a poco el pensamiento de hace un rato.
avatar
Benedict Rutledge
Cirujanos


Mensajes : 74
Fecha de inscripción : 18/03/2015
Edad : 31

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You can't say no to me {Benedict}

Mensaje por Daphne Rutledge el Dom Mar 29, 2015 4:29 am

Sabía perfectamente bien que a Benedict le molestaba que alguien entrara sin llamar a la puerta antes de entrar, pero no podía estar enojado conmigo por más de dos minutos, el que duraba más tiempo en que se le pasara lo molesto era Anthony, exactamente dos minutos y medio, bastaba una simple mirada inocente de mi parte para que me perdonara y volviera a estar de buen humor conmigo como siempre, esa era una de las razones por la que siempre hacía lo que me venía en gana, mientras que Colin y Gregory, jamás se enojaban conmigo, no importaba lo que hiciera. Sonreí divertida tras escuchar la respuesta de Benedict diciendo que prefería ignorarme, siempre lo hacía cuando me burlaba de él, pero fui a ocupar su silla dando vueltas en esta - Técnicamente es como si lo fuera, soy tu hermana, lo tuyo es mío y lo mío... eso es solamente mío - Bromeé encogiéndome de hombros antes de reírme quedamente - Además te he salvado de ser acosado por una cincuentona, al menos ahora sabe que tendría que lidiar conmigo - Sonreí como si en realidad hubiera salvado al mundo ahora, mientras veía entre las cosas que tenía sobre el escritorio.

Al parecer ahora había tomado algo que el llamaba oftalmoscopio, los médicos y sus palabras raras para todo, así que lo dejé a un lado de forma cuidadosa, pues si quería que me ayudara tendría que ser amable - Pues si de pedir que a alguien le traigan algo aquí, entonces yo también necesito algunas... cosas - Me lo pensé un poco, aunque no estaba segura de si decirle a Simon que Benedict me había pedido instrumentos médicos le pareciera algo con sentido, pues normalmente lo que le pedía era para mi, pero podía hacer eso - Vamos, ¿qué otra cosa puede ser más importante que yo? - Dije haciéndome la ofendida de forma teatral, pero bueno, creo que me conocía lo suficientemente bien como para saber que quería algo - No quiero estar aquí sin hacer nada, Anthony me ha dejado quedarme como dueña de las tiendas, pero me ha prohibido la entrada a los almacenes para ver lo que hace falta... Él siempre te escucha - Puse mi mirada inocente que funcionaba siempre que quería algo, aunque también tenía curiosidad de saber por qué me había prohibido la entrada a esos lugares precisamente - Por favor Benedict, solo dile que me deje ir a ver, haré un inventario, si me ayudas le pediré a Simon que te traiga todo un equipo quirúrgico - Insistí esperando que aceptara, si me decía que no, tendría que darme una razón, o le haría contarme por qué no podía entrar al almacén de mi propio hotel.

Me acomodé en el asiento esperando que me respondiera algo, iba a seguir revisando sus cosas, pero la foto de mamá sobre su escritorio llamó mi atención, no había visto ninguna aquí en el hotel, todavía la recordaba perfectamente, tomé la foto y la observé - ¿No extrañas a mamá algunas veces? - Le pregunté algo curiosa, él era mayor que yo cuando murió, había sido un golpe duro para todos el saber la forma en la que había fallecido, era una gran madre, la mejor que pudiera haber tenido nunca, y muchas veces deseaba poder volver a verla y contarle mis cosas, seguramente adoraría a Simon tanto como yo si lo conociera - Aún no consigo entender por qué se quitó la vida de esa manera, se que amaba a papá pero... nos tenía a nosotros... desearía haber podido hacer algo para evitarlo - Dije con pesar en mi voz, la recordaba demasiado bien, y me hubiese encantado que fuera ella la que me dijera todo lo que sabía ahora, había sido incómodo hacerle preguntas de chicas a Anthony o a sus novias, negué con la cabeza para olvidarme de todo eso y no ponerme melancólica, no había venido aquí a eso - Lo siento, es solo que no me gustaría olvidarme de ella - Le dije volviendo a dejar en su lugar la foto, pero continué con la cabeza baja y en silencio, pero mis hermanos mayores eran los únicos con los que podía hablar de nuestros padres, y Eloise, al resto les habíamos dicho que mamá había enfermado, aunque Gregory y Hyacinth apenas habían llegado a conocerla a ella o a papá.

_________________

Daphne Rutledge

A falling star fell from your heart and landed in my eyes, I screamed aloud, as it tore through them, and now it's left me blind. I knew that somehowI could find my way back. Then I heard your heart beating, you were in the darkness too, so I stayed in the darkness with you. ― ♥️
avatar
Daphne Rutledge
Ejecutivos


Mensajes : 266
Fecha de inscripción : 14/03/2015
Edad : 27

Ver perfil de usuario http://luxuryrutledge.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: You can't say no to me {Benedict}

Mensaje por Benedict Rutledge el Mar Mar 31, 2015 3:31 am

Entendía muy bien porque Daphne había entrado de esa manera a mi consultorio, recuerdo exactamente sus primeros años, ella fue la primera hermana que tuve y por supuesto que al ser la primera mujer entre todos mis hermanos, le prestaban mucha atención a veces más de la que necesitaban, y por lo tanto cada vez que quería cualquier cosa, la obtenía de manera inmediata, en mi pensamiento de niño nunca se me ocurriría que todo esos buenos tratos hacia ella traería como consecuencia a una mujer un tanto mimada, pensé que con la muerte de nuestros padres algo cambiaría, pero no fue así, nuestra tía Lourdes fue la que sustituyo a nuestros padres, pero en fin, eso es algo que me tiene sin cuidado debido a que fuera mimada o no, mantiene un carácter positivo y un buen comportamiento frente a las personas, ayudándolas en lo que puede y tratando de no crear problemas, estas cosas son las que hacen que me sienta orgulloso de ella y además de la suerte que tuvo Simon al comprometerse con Daphne, aunque al principio no estaba muy seguro de ese matrimonio. Solo existe una cosa que no soporto de mi pequeña hermanita, es que a veces piensa que el universo gira a su alrededor y que si no obtiene lo que desea o recibe un no por respuesta, todo el universo colapsaría por ella, pues tiende a dramatizar las cosas más de la cuenta. De vez en cuando trato de darle alguna lección de humildad o cosas por el estilo, pero su esencia es restarle importancia a mis comentarios de ese tipo, aun así es mi hermana y la quiero tal y como es. - Mira Daphne, te lo he repetido como un millón de veces que no me gusta que entren a mi consultorio, sabes que este lugar es para mis pacientes y yo, mi familia no debería de entrar aquí, excepto si siente algún malestar- Le digo en un tono comprensible – Claro que no me has salvado de nada, solo era una señora que se sentía mal, tu paranoia es algo que te caracteriza- bromeo entre risas.  Hace un movimiento algo raro con el oftalmoscopio, al parecer casi se le cae pero lo detiene y lo pone en su lugar, haciendo como si nada hubiera pasado.
En el momento que entro a mi consultorio sin permiso y con prisa, me di cuenta que ella venia decidida por alguna cosa pero necesitaba que me dijera con sus palabras, supo aprovechar mi petición de instrumentos a cambio de algo, típico de un Rutledge - ¿más importante que tú? Y el premio para la hermana dramática del año es…- Sarcásticamente le dije mientras fingía mi voz. ¡Lo sabía¡ en toda esta conversación tenía que poner ese gesto de inocente, solo lo hace cuando va pedir algo que no pudo conseguir en un primer intento, la conozco perfectamente por ser mi hermana. Sentí una oleada de nervios cuando mencionó que quería entrar al almacén, sé muy bien que ella no está enterada de lo que ahí ocurre, no debo dejar que ella entre a ese lugar, por más que quiera a mi hermana y desee hacerla feliz, esta vez no puedo permitírselo, sería algo traumatizante para ella ver de nuevo a personas en ese estado, muerta en algunos casos –Creo que ni siquiera te dejaría ir a hacer un inventario, sabes cómo es Anthony, los dos somos conscientes de que cuando él dice una cosa es muy difícil de hacerlo cambiar de idea, ¿quisieras una taza de café?- le pregunto cuando me dirijo a la cafetera, me ve de una forma molesta –Perdón, olvide que no tomas café- hice una pequeña sonrisa de disculpa, tendría que pensar una forma en la que mi hermana no entrara a ese almacén, quien sabe que pasaría cuando llegue a entrar –Daphne si mi hermano no te permitió entrar a ese lugar tendrá sus razones, los dos conocemos su carácter- Le digo de una forma convincente para que ya no quiera entrar ahí.
Mientras trato de hacerla cambiar de idea, ella explora mi escritorio, después toma un portarretratos con la foto de mi madre, son pocas las fotos que se tienen de ella, porque con su muerte nuestra tía las escondió por algo que desconozco, la mira con nostalgia, después me pregunta que si la extraño –No te imaginas cuanto- le digo acercándome a ella para observar aquella foto, ver a mi madre me hace tener un pequeña regresión donde la puedo ver minutos antes su muerte, quiero olvidar ese triste momento de mi vida que aún me sigue atormentando, necesito ayuda psicológica de alguien, sé que ahí se encuentra mi hermana Francesca y ella es la única que sabe lo que me pasó, debido a su enfermedad no he querido molestarla, si supiera que necesito igual o más ayuda que ella. Daphne comienza a decirme algunas cosas que no alcanzo comprender del todo porque me siento algo mareado por el recuerdo, tengo ese sentimiento de impotencia al ver que mi hermana se encuentra triste al no saber porque se suicidó, si supiera que la muerte de mama fue a causa de su debilidad –Ha de haber tenido sus motivos- menciono mientras me alejo de ella para que no me vea como me encuentro –Daph yo tampoco quiero olvidarla nunca, es por eso que tengo su foto, si quieres consérvala- Digo para disminuir esta tensión –En fin no creo poder convencer a Anthony, mejor olvídalo, y aparte ya hay millones de diferentes artículos en las tiendas, no es necesario tener más- le digo para que olvide la insistencia de querer entrar al almacén, perdón hermana pero no puedo dejarte entrar ahí, es por tu bien.
avatar
Benedict Rutledge
Cirujanos


Mensajes : 74
Fecha de inscripción : 18/03/2015
Edad : 31

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You can't say no to me {Benedict}

Mensaje por Daphne Rutledge el Mar Mar 31, 2015 11:41 am

Mi hermano Benedict había sido siempre el más correcto de la familia, siempre me había sido más complicado convencerlo de algo, especialmente cuando se trataba de hacer algo que se saltara las normas, pero al final siempre lo lograba, bastaba con ser insistente o poner mi cara de inocencia para convencerlo, cuando eso no funcionaba tenía que ser muy persistente hasta que se enfadara y terminara haciendo lo que le pedía, siempre había sido bastante unida a él, aunque con Colin podía hacer travesuras, a Benedict podía venir a pedirle algún consejo cuando lo necesitaba, y ciertamente en estos momentos sí que tenía que pedirle uno, aunque no estaba segura de cómo comentarle algo del tema. Rodé los ojos cuando insistió en lo de que no debía entrar a su consultorio y me crucé de brazos, pero decidí ignorarlo - Pues ya deberías estar consciente de que es inútil que lo sigas repitiendo... pero si quieres actuar como médico entonces siento un gran malestar, tengo una terrible crisis que solamente tú me puedes ayudar a resolver - Dramaticé un poco fingiéndome enferma al apoyarme en el respaldo de la silla, esa había sido posiblemente mi peor actuación, me reí y apoyé los codos sobre el escritorio con una sonrisa - De nada - Le hice una mueca arrugando la nariz de mala gana - Cuando realmente necesites mi ayuda, tendrás que llamar a la puerta o de lo contrario no moveré un dedo - Me hice la indignada, aunque era obvio que él solo iba a buscarme cuando de verdad necesitara algo y entonces no podría negarme, pero eso no tenía por qué saberlo ahora.

Si necesitaba que convenciera a Simon de algo, podía hacerlo con tan solo ir a pedírselo ahora mismo, pero necesitaba algo a cambio antes - Ni siquiera lo pienses, nada es más importante que yo - Mencioné con fingido todo egocéntrico, aunque gran parte de mi sí que lo creía, alcé una mano restándole importancia a su comentario y entonces puse mi expresión más inocente y le conté lo que quería, puse los ojos en blanco cuando comenzó a darme evasivas, y di una vuelta completa en la silla para seguirlo hasta donde iba - Pues por eso, sé como es Anthony, se que siempre logras convencerlo, además... vamos, sabes que siempre me deja hacer lo que quiero, me ha dicho que puedo pasear por todo el hotel sin problema y cuando quiero ir al almacén... - Me moví de modo que pudiera taparle el paso para que me escuchara y supiera que no descansaría hasta convencerlo - Me encuentro con un par de perros guardianes que me dicen que Anthony ordenó que no se me dejara pasar - Continué de forma inquisidora sin quitar mi mirada acusadora de él - Si no me dices qué están escondiendo de mi, sabes que haré cualquier cosa para descubrirlo y lo lograré, ¿verdad? - Lo reté con expresión divertida, bien podía montar una escena y amenazar con correr a contarle a Simon para que me dejaran pasar, me molestaría bastante si él estaba de acuerdo con Anthony y no le convenía verme enojada.

Muchas veces pensaba en mamá, a veces la extrañaba demasiado, pero nunca hablaba de ella, salvo con Colin en algunas ocasiones, pues era quien inventaba algunas historias de mamá cuando era más chica, siempre sabía que eran inventos suyos, pero aún así me encantaba que me hablara de ellos, pero ver la foto aquí en el consultorio me hizo sentir melancólica de repente, lo vi acercarse a contemplar la foto, jamás le había preguntado como se sentía por ello, pero sabía que le afectaba, no me fue complicado notarlo - Benedict... sabes que si necesitas hablar del tema... puedes hacerlo conmigo - Asentí cuando me dijo que podía quedarme con la foto, había olvidado que hablábamos aún de los almacenes - Muy bien... tengo una idea, ¿qué tal si yo te digo a ti que necesito y tu lo sacas del almacén? Pero si te equivocas, volverás una y otra vez - Sonreí como si fuera la idea más brillante que hubiera tenido nunca en mi vida y luego recordé la otra razón por la que vine aquí - Por cierto... tengo otro problema - Me mordí el labio nerviosa, pensando antes cómo le contaría de qué se trataba.

_________________

Daphne Rutledge

A falling star fell from your heart and landed in my eyes, I screamed aloud, as it tore through them, and now it's left me blind. I knew that somehowI could find my way back. Then I heard your heart beating, you were in the darkness too, so I stayed in the darkness with you. ― ♥️
avatar
Daphne Rutledge
Ejecutivos


Mensajes : 266
Fecha de inscripción : 14/03/2015
Edad : 27

Ver perfil de usuario http://luxuryrutledge.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: You can't say no to me {Benedict}

Mensaje por Benedict Rutledge el Lun Abr 06, 2015 1:55 am

Desde la muerte de mi madre pude darme cuenta de que desde ese momento empecé a tener más afecto por lo que quedaba de mi familia, es por eso siempre me muestro sobreprotector con mis hermanos, más por los menores, aparte de eso quiero que nunca se metan en ningún problema y pueden sobrellevar su vida de una forma normal, pienso que lo he logrado sin importar lo que yo he hecho con mi vida, aun pensando que está mal, y hasta el punto de no querer seguir viviendo, puedo mostrarme fuerte ante toda mi familia para que no se desanimen en lo que estén haciendo, dándoles consejos y motivándolos, como lo hago con Francesca, Gregory y Daphne, en algunas ocasiones me llego a sentir mal cuando estoy con mis hermanos, porque les oculto algo que va en contra de todo lo que yo les digo, suelo imaginar que soy una basura por eso, pero recapacito al saber que hago un bien a la humanidad al desaparecer a todas esas escorias que no merecen seguir en este mundo.

A todos mis hermanos  les dije que siempre que necesitaran hablar o alguna otra cosa podían acudir conmigo para solucionar el problema, eso fue lo que pensé cuando mi hermana entró a mi consultorio a hablar conmigo, a veces es un poco intolerante, sin embargo así la debo de querer, cuando la reprendí por haber entrado a mi consultorio trato de hacerse la indignada al ponerme condiciones de qué hacer para poder hablar con ella en el momento que yo lo necesitase –sabes muy bien que siempre serás tu quien me necesitara primero que yo a ti, siempre ha sido así y así será siempre- le dije en un tono arrogante para que entendiera quien era la persona mayor en esta conversación. Después de que me contó lo que pretendía hacer, le dí evasivas para que no quiera entrar a en los almacenes porque quiero protegerla para que no siga sufriendo por gente muerta que no vale la pena, al parecer cree que poniendo su cara de inocente como lo ha hecho desde niña terminara por convencerme, eso ya no sirve conmigo –Si, lo he llegado a convencer en un par de cosas pero no es tan fácil como tú crees, claro que puedes hacer lo que quieres pero también hay límites, y el no ir al almacén es el tuyo- le contesté cuando comencé a moverme de un lado para otro, se me atravesó pero le pude sacar la vuelta, alcance a escuchar que unos guardias no la dejaban pasar  -esas son solamente medidas para protegerte Daphne, no pasa nada- le afirmé cuando comenzó a mirarme en un forma retadora, la miré igual para no mostrarme débil –sé que eres muy insistente y quisquillosa, ahí no pasa nada fuera de normal, nunca te ocultaría nada… además lo único que oculto ya lo sabes- le dije en un tono tajante para que ya no siguiera insistiendo, mi hermanita es muy curiosa y si sigue con este tema sé que tarde o temprano entrara de alguno forma, por más que yo se lo impida.

Cuando comenzamos a hablar de mamá siento un nudo en mi estómago, quiero olvidar todo lo que pasó pero me es imposible, lo recuerdo casi a diario, puedo ver que al igual que  mí también les afecta a todos mis hermanos, decido obsequiarle la foto que tenía de mamá porque veo algo de tristeza en su rostro y para poder compensarlo se la doy – Lo sé Daphne, y lo aprecio- Le digo cuando me acerco a ella para darle un abrazo durante corto tiempo, quiero cambiar el tema para ya no tener que recordar ese dolor tan grande, vuelvo a la conversación de antes cuando ella me propone algo –me parece buena idea lo que dices, solo que me lo tienes que pedir con anticipación, solo no estaré yendo cada vez que a ti se te ocurra, tampoco vayas a abusar- le respondo de manera reconfortante, ya que estoy seguro que con eso me dejara en paz un buen rato, aunque sé que pronto volverá por más, luego también me empieza a decir que tiene otra cosa que decirme, en el instante que termina la frase suena el teléfono que conecta con Alice, me dice que hay una urgencia con una de las personas del hotel –Daphne ocurrió una emergencia y tengo que salir rápidamente de aquí, pero quiero que me termines de contar, ¿te parece si nos vemos en unas tres horas más tarde? llámame cuando vayas a estar de vuelta aquí en el consultorio- le pregunto cuando me levanto para recoger algunos instrumentos y posteriormente retirarme. Espero que no se trate de algo relacionado con el almacén.
avatar
Benedict Rutledge
Cirujanos


Mensajes : 74
Fecha de inscripción : 18/03/2015
Edad : 31

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You can't say no to me {Benedict}

Mensaje por Daphne Rutledge el Miér Abr 08, 2015 11:10 am

Muchas veces podría querer golpear a Benedict con cualquier cosa que tuviera a la mano, era algo así como mi hermano molesto, aunque bueno... no porque me molestara o cosas por el estilo, sino porque era el único que me decía que no y con el que tenía que pasar más tiempo tratando de convencer de algo, al final cedía de alguna manera, no siempre del modo que me convenía, pero encontraba la manera de medio salirme con la mía hasta que lo hacía por completo, aún así lo quería, por molesto que pudiera llegar a serme; me crucé de brazos ante su respuesta se que siempre era yo la que no lo necesitaría siempre, parecía olvidar cuando le había cubierto la espalda antes - ¿Ah sí? ¿Ya te olvidaste de aquella vez que tuve que ocultar tu "secreto con falda"? - Sonreí divertida al recordar a su ex novia, amante o lo que fuera, pero pensar en esa vez me resultaba terrible, mis ojos habían visto cosas que ni siquiera se... bueno, sí se las imaginaban, pero no precisamente con Benedict y una de sus novias - Además, tu haz venido al mundo para consentirme, es tu deber de hermano mayor - Claro, cuando me convenía era menor, pero era un argumento que funcionaba siempre aún con él. Al parecer mi mirada inocente no funcionó esta vez, alguien se estaba volviendo un cascarrabias, debía buscarle alguna cita con alguien del hotel, ¿no habría invitado a alguien él mismo? Arqueé una ceja cuando señaló que no ir al almacén era mi límite, ¿acababa de decir eso? - Nada en esta vida es sencillo, como médico deberías saber eso - Acoté con seriedad mientras ladeaba la cabeza entrecerrando los ojos - ¿Por qué es ese mi límite? Si me dices una buena razón por la que no puedo entrar en los almacenes, te dejaré en paz - No iba a dejarlo en paz hasta que convenciera a Anthony, pero necesitaba saber la verdadera razón detrás de todo eso, pues claro que pasaba algo - Protegerme... ¿el monstruo del Lago Ness está ahí encerrado? Nada de ahí adentro cobrará vida e intentará comerme Benedict - Me quejé para luego fulminarlo con la mirada ante la mención de lo único que ocultaba, aunque ahora me había prometido que no volvería a hacerlo, y curiosamente le creía - Eso no me sirve - Respondí de mala gana apoyándome en el respaldo del asiento comenzando a rendirme con el tema.

Agradecí su gesto de darme la foto de mamá, no tenía muchas fotos de ella, algunas de ellas las tenía bien guardadas y aún no había desempacado nada, pero no eran tan recientes como esta, sabía que para Benedict había sido especialmente difícil su muerte, pues sabía que él la había encontrado aquél día, supuse que habría sido un golpe bastante duro para él; lo abracé también cuando lo hizo tras decirle que podía contarme si quería hablar del tema, jamás lo mencionábamos, solo lo había llegado a hablar con Colin, nadie más. Accedí a cambiar el tema luego de que me recordó el motivo por el que estaba aquí, y le di una opción para dejarlo en paz por un rato - Todo depende de lo exigentes que sean mis clientes, pero está bien, lo intentaré - Sonreí intentando parecer complacida, y lo estaba, solo porque sabía bien que él podía saber también que me aseguraría de que no fuera nada pacífico ese asunto. Había algo más que quería decirle, pero la voz de su secretaria nos interrumpió, solo sonreí a sus palabras algo molesta, odiaba que me hicieran esperar o que me dejaran así nada más - Ni lo sueñes - Dije luego de que salió y fui con su secretaria - Hola... ¿Alice verdad? - Le pregunté amablemente - ¿Puedo dejar un mensaje a mi hermano en el teléfono? - Sonreí cuando asintió y marcó por mi el número rápido del consultorio - Hola hermanito, estás muy equivocado si crees que volveré hasta acá cuando quieras, ve a buscarme a mi habitación cuando escuches esto... toca antes de entrar y busca en el almacén lo que te dejo anotado con tu secretaria en una nota - Colgué y escribí una marca inexistente de nada en un pedazo de papel - Muchas gracias Alice - Y tras decir aquello me marché primero a buscar algún postre para que me lo mandaran a la habitación más tarde.

Había ido a mi habitación desde hacía buen rato luego de dejar el consultorio, me habían llegado varios panecillos del restaurante hacía cerca de 20 minutos, ya había atardecido para esta hora, así que me puse mi pijama, Simon llegaría hasta más tarde porque hacía algo con Anthony, así que tenía la televisión para mi sola, y comida para mi también, me senté en la cama mientras buscaba algo en los canales del hotel, había pasado 4 veces ya la película de Titanic, DiCaprio era guapo entonces, así que la dejé ahí, estaba acostada al revés en la cama comiendo un panecillo de los que acababan de llegar y viendo la película de cabeza, hasta que escuché que llamaron a la puerta, por un momento olvidé que no estaba en casa y abrí sin vestirme, pero solo era Benedict - Creí que ya te habías olvidado de mi, entra, el barco está por chocar con el iceberg - Le dije sacudiéndome las manos y sentándome en el suelo, esperaba que me dijera qué cosa había sido más importante hacía un rato, y esperaba también si había encontrado mis Zha... lo que sea que lo mandé a buscar al almacén, me reí de solo pensarlo, aunque no era apropiado reírse para la señorita Rose de la televisión.

_________________

Daphne Rutledge

A falling star fell from your heart and landed in my eyes, I screamed aloud, as it tore through them, and now it's left me blind. I knew that somehowI could find my way back. Then I heard your heart beating, you were in the darkness too, so I stayed in the darkness with you. ― ♥️
avatar
Daphne Rutledge
Ejecutivos


Mensajes : 266
Fecha de inscripción : 14/03/2015
Edad : 27

Ver perfil de usuario http://luxuryrutledge.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: You can't say no to me {Benedict}

Mensaje por Benedict Rutledge el Vie Abr 10, 2015 3:35 am

Estoy consciente de que a veces suelo ser un poco protector y restringirles cosas a mis hermanos como lo estoy haciendo con Daphne, puede que no vea que estoy haciéndole un bien al no dejarla hacer algunas cosas como las que quiere, a veces se comporta como una niña testaruda y berrinchuda, pero al final seguirá siendo mi hermana. Antes de salir del consultorio le dije a Daphne que ella me necesitaba más que yo a ella para demostrarle un punto, ahí fue cuando me hizo recordar aquel encuentro un poco incómodo con mi ex novia, tuve que comprarle un erizo para hacerla que guardara el secreto, hasta la fecha aún no dice nada, el erizo solo duró una semana, lo que me desconcertó mucho –Mira Daphne eso fue algo que nunca debiste de haber visto, y no fue algo que guardaras como secreto por ayudarme por ser tu hermano, sino que tuve que comprarte  una mascota, técnicamente ese no es un favor o algo parecido… es lo contrario- le dije mientras comenzaba a sonrojarme y a molestarme porque le dije que no quería que volviéramos a tocar ese tema –Además te había dicho que no me gustaba hablar acerca de eso- continúe diciéndole pero ya calmándome un poco, no podía exaltarme por una cosa así. hace tiempo que no tenía aquellos recuerdo de Deanna, bueno de ninguna ocasión durante el tiempo que estuvimos juntos –Mi deber de hermano mayor es consentirte, protegerte, pero también hacerte entender y recapacitar sobre tus acciones y responsabilidades, hacer que madures sobre todo- le dije en un tono demasiado serio, ya hasta parecía un padre regañando a su hija, el solo pensar en lo que hacía me pareció gracioso pero tuve que contener mi risa por la posición en la que me encontraba, después de que seguí convenciéndola para que no entrara le afirmé que ese era su límite, pero eso no le bastó  – Debes de entender que hay cosas que puedes hacer y otras que no, por dios Daphne, claro que el monstruo del Lago Ness no está ahí- le comenté algo exaltado, no quería que mi hermana siguiera con todo esto - No quiero que entres ahí porque es un lugar que no es muy frecuentado por personas que se hospedan en el hotel, solo por trabajadores y ellos pueden hacerte algún daño- le dije mientras me relajaba –Sabemos que las personas que se encuentran aquí son seleccionadas después de varias pruebas para ser aceptadas en el trabajo, aun así Anthony no quiere que entres por seguridad- le mencioné para que no encontrara otra forma de seguir cuestionándome y para convencerla de una vez por todas, al parecer la convencí porque después de que tomó la foto de mamá accedió a la propuesta que le había dicho de yo ir al almacén en lugar de ella. Cuando me iba a contar algo más  sonó el teléfono, Alice me dijo que había ocurrido un accidente y tuve que salir rápido.
Como deje a Daphne por mi trabajo debido a algo importante, se molestó, es por eso que tuve que acceder a sus exigencias de tener que ir a su habitación y buscar un tipo de marca de ropa al almacén, estuve horas buscándolo hasta que me di por vencido. Cuando hable con Eloise  para ver si conocía sobre esta marca me dijo que no la conocía e incluso que podía ni existir, concluí que solo se trataba de una broma de mal gusto por parte de mi hermanita, puedo ser tolerante con las personas pero todo tiene un límite y no quiero que ella sobrepase el mío. Como estaba cansado y algo frustrado por lo de mi hermana decidí ir a la cafetería para calmarme, me encontré con Katherine y estuvimos poniéndonos al día porque no la había visto en un buen tiempo, después decidí que era tiempo de regresar con el pequeño dolor de cabeza que seguramente durará un buen rato. Llegué a la habitación de mi hermana, toque a la puerta y luego me abrió, creo que ya iba a dormir porque tenía piyama, aunque había varios panecillos y la película Titanic en la televisión, mi hermana solo estaba perdiendo el tiempo viendo televisión –Como crees que puede olvidarme de ti hermanita- le dije sarcásticamente mientras entraba a su habitación –Sabes que no me gusta esa película, de hecho la odio - le dije, nunca le encontré el sentido, enamorarse para al final morirse, -A propósito gracias por darme una marca de ropa inexistente, estuve como tonto buscándola por horas- le dije algo molesto pero eso le causo gracia, me molesto aún más. No le di mayor importancia –entonces ¿Qué era lo que me ibas a decir?- le pregunte mirándola a los ojos, tenía curiosidad por saber que era tan importante como para haberme traído a su habitación.
avatar
Benedict Rutledge
Cirujanos


Mensajes : 74
Fecha de inscripción : 18/03/2015
Edad : 31

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You can't say no to me {Benedict}

Mensaje por Daphne Rutledge el Lun Abr 13, 2015 7:25 am

Sabía a la perfección que Benedict odiaba que alguien le recordara sus errores del pasado, aunque Deanna no parecía exactamente un error en lo más mínimo, también estaba consciente de que no le gustaba que le recordara exactamente ese tema, me había hecho jurar que no diría nada a nadie, y lo había cumplido hasta la fecha, aunque eso me sirvió para sobornarlo a él y a su novia, hacía tiempo que quería un erizo, pero Anthony no quería comprármelo, así que era el momento perfecto, y no tenía idea de donde, pero Benedict me había conseguido uno; me eché a reír cuando dijo todo aquello del tema hasta que casi me dolió el estómago, continué sonriendo mientras me tranquilizaba - Oh y te aseguro que nunca en mi vida quisiera volver a ver eso, digo... es lo más asqueroso que he presenciado - Me burlé haciendo una mueca de asco, pues en realidad nadie quería ver a su hermano en una situación como esa, posiblemente me había provocado un trauma - Bien, no hablaré más del tema... pero comprarme una mascota es lo menos que podía hacer por mi luego de que viera... esa escena - Me llevé una mano al pecho de forma teatral y me eché a reír nuevamente, pero me tapé la boca para callarme a mi misma; terminé rodando los ojos ante su comentario - Como digas padre - Me llevé una mano a la frente en señal de saludo como si estuviera ante algún general, fingiendo mostrarme seria, pero no lo logré, olvidaba que era mi hermano el de los principios - Tú y Anthony son un par de amargados - Me quejé sacándole la lengua como si tuviera 5 años aún y ese fuera el peor de los insultos - Todos los gorilas de la familia saben quien soy, nunca me harían nada o se las verían con Simon - Dije entre dientes, pues era obvio que esa no era la razón, pero cuando aceptó al menos ir a sacarme algunas cosas del almacén decidí que podía dejar de molestar con el tema, y solo conseguir que se hartara de mi por hacerlo ir una y otra vez ahí, hasta que al final tuviera que ir a convencer a Anthony de darme acceso libre.

Había decidido vengarme de Benedict por dejarme plantada en su consultorio, me daba igual si alguien estaba muriendo, bueno... no exactamente, pero odiaba que me dejaran con la palabra en la boca, pero ahora que estaba en mi habitación, comenzaba a pensar que se estaba demorando demasiado, no, de hecho lo estaba haciendo y yo comenzaba a aburrirme más de lo normal, aunque algunos cuantos chocolates y bocadillos me ayudaban a desaburrirme un poco, tenía algo con los chocolates ahora, parecían saber mucho mejor que antes, mandé traer palomitas de maíz aprovechando que salía Titanic en la televisión, me sabía la película de memoria, por alguna razón el ver como todos corrían por sus vidas tras haber chocado contra el iceberg me provocaron ganas de echarme a llorar, ¿pero qué me pasaba? Nunca antes había llorado viendo esta película, y no lo hice, porque Benedict apareció en la puerta y tuve que pausar la televisión - Pues a mí me gusta, además yo he tenido que esperarte por horas mientras hacías sabe qué cosas - Volví a ponerle play a la película, pero decidí no ver mucho más o me echaría a llorar; me eché a reír cuando mencionó lo de la marca inexistente - De nada hermanito - Repliqué con sarcasmo - Pensé es escribirte una grosería, pero al final pensé que eso te serviría para no volver a abandonarme - Le hice una seña para que se sentara también como yo acababa de hacerlo en el suelo, pasándole los dulces. Me aclaré la garganta y lo miré también mordiendo mi labio con cierto nerviosismo por su pregunta - ¿Recuerdas a Ethan? ¿Mi ex? - Era obvio que si, entonces me levanté y comencé a ir de un lado a otro - Sabes que Simon no lo soporta y ahora... está aquí! Escucha, Simon no sabe que tuve algo con él, así que... tienes que ayudarme a esconderme o convencer a Ethan de no decir nada... por favor - Le pedí juntando ambas manos a modo de súplica, sabía que volvería a regañarme por ocultárselo a Simon, pero no quería que ninguno de los dos fuera a enfrentarse, me senté en el borde de la cama esperando a que me dijera algo.

_________________

Daphne Rutledge

A falling star fell from your heart and landed in my eyes, I screamed aloud, as it tore through them, and now it's left me blind. I knew that somehowI could find my way back. Then I heard your heart beating, you were in the darkness too, so I stayed in the darkness with you. ― ♥️
avatar
Daphne Rutledge
Ejecutivos


Mensajes : 266
Fecha de inscripción : 14/03/2015
Edad : 27

Ver perfil de usuario http://luxuryrutledge.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: You can't say no to me {Benedict}

Mensaje por Benedict Rutledge el Mar Abr 14, 2015 10:12 am

Al terminar la pequeña conversación que más tarde se convirtió en una discusión en mi consultorio con Daphne, y luego de ir a buscar nada en los almacenes tuve que ir a la habitación de mi hermana. Aun no entendía porque seguía haciendo esto si ya la había convencido por el momento de no acercarse a los almacenes, o tal vez sea el hecho de que siendo mi hermana tengo que seguir ayudándola en lo que me pida, como se escuchaba algo impaciente, deduje que sería algo importante, y que en algún momento probablemente me sirva, con Daph se debe de estar bastante alerta porque puede salir con cualquier cosa por más rara que sea, se puede esperar lo que sea que pueda inventar, como lo que me hizo, esto no me tuvo nada de gracia y estoy pensando en darle una lección para que aprenda sobre las cosas que hace, por su comportamiento de niña esto va a ser muy difícil mas no imposible, poco a poco hare que cambie, he tenido algunos ideas y en ello me ha ayudado Eloise, necesito ser muy sutil porque ella siempre tiene que encontrar una pequeña grita para poder entrar.

Cuando llegué a la habitación de mi hermana y toqué a la puerta, ni siquiera le pareció saludarme solo me hizo entrar y ver una de las películas que menos me han gustado - No sé cómo te pueden gustar esas películas que siempre terminan mal, o se mueren o se van a vivir en partes diferentes y quedan separados por siempre - le dije en un todo dramático, seguido de ese le mencioné sobre la ropa  - Si estuviste esperando horas fue por tu culpa, no era necesario hacer ese tipo de bromas- le contesté con voz más alta sin llegar a la ira, tenía que regresársela y ya sabía cómo hacerlo, no era en este momento, tenía que aprender a esperar, cuando está hablándome acerca de la nota que me había escrito por dejarla, no le tomé tanta importancia porque observe que ella comenzó a comer muchos panecillos desde que había llegado a la recámara, eso se me hizo muy raro viniendo de ella, puesto que siempre se cuidaba aunque disfrutara de muchos postres – Si sigues comiendo tantos panecillos, vas a tener arreglar un poco más tu vestido de novia- bromee mientras ponía mi brazos en el abdomen simulándolo más grande, no aguanté más la risa y comencé a reír un poco, al parecer no le causó tanta gracia como a mí y me invitó a sentarme en el suelo y me paso unos dulces tal vez de mala gana por mi comentario – Ya sabes que te quiero hermanita, solo fue una pequeña broma, no se compara como la que me hiciste- sonreí mientras le pellizqué la mejilla como solía hacerlo de vez en cuando.
Comenzó a decirme que si recordaba a Ethan, su ex novio – Si claro ¿Qué pasa con él? –  le pregunté con curiosidad, Ethan es un gran amigo mío, siempre me cayó muy bien cuando estuvo con mi hermana, incluso era por eso que no quería que estuviera con simon en un principio, más tarde eso cambió, me dice primero que simon lo odia, eso era de esperarse al ser su ex, no me sorprende si no lo que me cuenta después – ¿Por qué esta aquí? ¿Por qué no se lo habías dicho? ¿Qué pensabas?- le pregunté con desesperación, si simon se entera que está aquí para su boda, puede creer que va a intentar hacer algo para separarlos, eso es peligroso para Ethan – Deberías de contárselo- le dije dando un suspiro pero al ver que comenzaba a querer suplicarme entendí que lo hacía porque ya no le quedaba de otra – Está bien, te ayudare a mantenerlo alejado de ti… solo que me ahora me vas a deber un favor y no podrás decirme que no cuando te lo pida… ¿aceptas?- me levanté del suelo y le extendí mi mano esperando para que aceptara el trato…
avatar
Benedict Rutledge
Cirujanos


Mensajes : 74
Fecha de inscripción : 18/03/2015
Edad : 31

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You can't say no to me {Benedict}

Mensaje por Daphne Rutledge el Mar Abr 14, 2015 11:10 pm

Eran varias las razones por las cuales quería entrar en el almacén, la primera de todas era que las tiendas necesitarían ser surtidas de vez en cuando y no vendería cualquier cosa en el hotel, y nadie mejor que yo podría elegirlas; la segunda era que tenía toda la libertad de entrar, puesto que todos los empleados y hermanos mayores lo hacían; y la tercera era porque Anthony me había prohibido entrar, necesitaba una explicación que ni él o Benedict habían sabido darme, no entendía el por qué, pero iba a descubrirlo, por lo pronto decidí que iba a dejar a Benedict en paz por un rato, lo que no iba a perdonarle era que me hubiera dejado tirada en su consultorio por una supuesta emergencia, ¿acaso no sabía que lo mío también era una emergencia, literalmente de vida o muerte? Seguramente se molestaría porque le diera un nombre falso de una marca de ropa, pero como no tenía ni idea de moda, seguro no se daba cuenta hasta que hubiera rebuscado entre los almacenes, lo cual tenía bien merecido. Mientras estaba tirada en mi habitación comiendo golosinas pensé en todo lo que una vez había descubierto de mis hermanos y Simon, era un secreto que juré jamás repetir, no si antes hacer que me juraran no volver a hacerlo, sin embargo me preocupaba, no porque fueran a romper su palabra, estaba segura que no lo harían, pero... ¿y si todo eso les había formado un enemigo? ¿y si alguien más lo sabía e intentaba hacer algo en su contra? Genial Daphne, estás poniendote paranoica. La televisión fue lo único que encontré como remedio a mis malos pensamientos, solo que ahora la película que había visto ya unas 200 veces resultaba deprimente.

Para mi buena suerte también Benedict apareció a tiempo antes de que fuera a echarme a llorar como magdalena por ver lo que veía, lo dejé pasar y comenzó a quejarse por la película y me reí de sus comentarios - Creo que sabes muy bien de lo que trata para decir que no te gusta ni tantito - Me burlé de él mientras lo veía observar mi habitación cual inspector de sanidad. Puse ambas manos sobre mi cintura y entrecerré los ojos - ¿Que no era necesario? Pero si me haz dejado botada en el consultorio cuando tenía algo sumamente importante que decirte, cuando me escuches verás que es igual de urgente que lo que sea que hayas hecho - Expuse con voz indignada mientras tomaba un pedazo de pan de chocolate sentándome en el suelo, le escuché comentar respecto a mi alimentación de ahora y observé que en efecto había comido tal vez bastantes, lo fulminé con la mirada antes de darle un codazo mientras me relamía los dedos - Si vuelves a hacer un comentario al respecto, adivina donde meteré estos panecillos - Le dije molesta, aunque no tardé más de 5 segundos en recuperar mi buen humor, tomé la charola de los bocadillos - Además están deliciosos, toma uno, he conversado con una de las chicas que los prepara y me recomendó el chocolate suizo, aunque ha puesto otros sabores - ¿Por qué hablaba con el de bocadillos? Igual esperé a que tomara uno y así no sentirme mal por engordar sola.

Cuando logré distraerlo un poco, decidí contarle de aquello tan importante que debía decirle antes de que me abandonara horas atrás. Ethan estaba aquí, y era obvio que no me podía esconder toda la vida de él, menos en el hotel que aunque era bastante grande, no servía para enconderme - Pues está aquí porque el hecho de que es uno de los empresarios más importantes hizo que no pudiera rechazar la invitación - Me cubrí el rostro con ambas manos - Lo supe cuando vi la lista de invitados y hace poco lo vi ahí, obvio no logró verme, pero lo hará - Protesté exaltada, ya que me ponía más nerviosa el que me dijera que debía decírselo, él sabía por qué no se lo podía decir a Simon - No pensaba encontrarme de nuevo con Ethan y ambos se odian - Me excusé esperando que aceptara, no me extrañó que lo hiciera, pero si que me pidiera algo a cambio, venganza supuse - Está bien, acepto... ¿qué quieres a cambio? - Pregunté dudosa, no se me ocurría qué cosa podía querer, pero igual extendí mi mano hacia la suya aún dudándolo pero aceptando el trato, entonces se me vino a la mente algo - Aprovechando que estás aquí... esperame un momento - Y salí corriendo hacia mi armario, lo abrí y saqué una enorme caja en color marrón y otra más pequeña con las iniciales D&S encima, dejando la más pequeña en la cama para luego darle la más grande - Es tu traje para que seas mi padrino, han llegado hace un par de días, juntos con los vestidos de las damas de honor, por cierto... necesitaré el nombre de la tuya - Dije emocionada esperando a que viera el traje que había dentro de la caja esperando su opinión - Ve a probártelo, necesito ver como te queda - Le hice una seña para que fuera a probárselo al baño mientras me sentaba nuevamente en la cama.

_________________

Daphne Rutledge

A falling star fell from your heart and landed in my eyes, I screamed aloud, as it tore through them, and now it's left me blind. I knew that somehowI could find my way back. Then I heard your heart beating, you were in the darkness too, so I stayed in the darkness with you. ― ♥️
avatar
Daphne Rutledge
Ejecutivos


Mensajes : 266
Fecha de inscripción : 14/03/2015
Edad : 27

Ver perfil de usuario http://luxuryrutledge.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: You can't say no to me {Benedict}

Mensaje por Benedict Rutledge el Miér Abr 15, 2015 9:53 am

Como era de esperarse Daphne era tan testaruda, no parecía que ya había crecido, todo esto se lo debemos a nuestros padres que le consentían todo, y también los hermanos mayores, después de la muerte de ellos seguimos cumpliéndole todos sus caprichos, esa parte de Daph nunca me agrado del todo, la quiero tal y como es, pero eso no significa que me guste su comportamiento, es por eso cuando hace algo que no debiera o está haciendo mal, se lo digo para que entienda y no vuelva a pasar lo mismo. Con los almacenes aun no me explico cómo fue capaz de entrometerme si solamente se trataba de hablar con Anthony y arreglar el problema, pero puedo decir con toda seguridad que no lo pudo convencer y se hartó, siempre que no logra algo con una persona va hacia otra para que le ayude a hacerse más fuerte, es selectiva a la hora de elaborar los planes para obtener lo que quiera, aunque se lleva mejor con Colin que conmigo, no fue con el  debido a que los dos aún siguen siendo igual de inmaduros, eliminando el hecho de que Colin también debe de alejarla del almacén por su seguridad y la de todos nosotros, no creo que Gregory siga su corriente de rebeldía tampoco, por más unidos que se encuentren, total no sé cómo fue que pensó en convencerme a mí, sabiendo que le diría que no, pero seguramente se dio cuenta de que siempre que no le permito algo, está insistiendo hasta que ya no puedo aguantarla y la dejo. Eso puede estar bien en muchos otros casos, pero cuando es de algo peligroso como esto tengo que mantenerme firme en lo que no le permito, tuve la suerte de que quiso dejarme un rato en paz, se perfectamente que eso no quiere decir que no va a seguir, puedo apostar a que ira detrás de uno de mis hermanos, no le queda otro más que Colin, no le conviene abrir la boca, el sabrá que hacer al respecto sino acudirá a Anthony o a mí.

Cuando entre a la habitación de Daphne, esta frente al televisor viendo una película que no me agradaba mucho – Se lo que pasa porque la vi, eso no significa que me haya gustado… en fin no comenzare otra discusión que no tiene sentido- le dije algo cansado, pues ya era tarde, todo el día estuve ocupado y necesitaba descansar, después de que le recriminé sobre la broma,  lo que hizo fue culparme de todo a mí – Si era muy necesario una persona tuvo un accidente que si fue de vida o muerte- le conteste cuando veía que seguía comiendo panecillos, no pude evitar hacer un comentario gracioso al respecto – Perdón señora malhumorada – respondí en modo sarcástico – Parece que los seguirás metiendo en tu boca, porque volviste a tomar aún más, ademas contienen café... los devoraras todos rápidamente- le dije riendo fuertemente cuando estaba tomando una charola más, me ofreció algunos y los tomé disminuyendo mis carcajadas, tal vez solo me ofreció para no sentirse mal por comer tantos, no comprendo porque comenzó a hablarme de panecillos y chocolates suizos, solo actué como si fuera muy importante hasta que dejó de hacerlo, fue raro.

Creo que se dio cuenta que no le puse mucha atención, lo supe cuando me chasqueo los dedos para captar mi atención, fue ahí cuando me habló de Ethan – Pues ya no hay nada que hacer para que no se vaya, yo aún no lo he visto por ninguna parte, no tenía ni la menor idea de que se encontraría aquí- le dije cuando contesto a todas mis preguntas, supe que decía la verdad de no tener nada que ver con Ethan, sin embargo necesitaba intercambiar favores, nunca se sabe cuándo los necesitaría, con Daphne son muy valiosos solo los hago cuando necesito algo a cambio, lo logró notar después de que acepto  - Yo te lo diré cuando sea un buen momento, este no lo es – le conteste cuando nos dábamos la mano para terminar con el trato, cuando soltamos las manos me dijo que la esperara, se fue hacia el armario, solo escuchaba que movía muchas cosas no me quería imaginar todo lo que tendría metido, regresó a donde me encontraba con algunas cajas para darme la de mayor tamaño, me explicó que se trataba del traje de padrino que debía de usar en su boda, no supe que contestar cuando mencionó que tenía que darle el nombre de la dama de honor que iría conmigo, no le contesté, primero quise abrir la caja para ver cómo era el traje, la corbata no fue de mi agrado, pero era mejor que no abriera la boca para decirlo, con esto se haría otro problema más grade – Me gusta, ahora vuelvo- le dije cuando caminaba hacia el baño para probarme el traje, minutos después Salí del baño para pedir la opinión - ¿Y cómo me veo?- le pregunte haciendo una sonrisa para esperar lo que fuera – Ah olvidé decirte que aún no tengo pareja- le comenté algo mal, me hizo recordar lo que no quería.
avatar
Benedict Rutledge
Cirujanos


Mensajes : 74
Fecha de inscripción : 18/03/2015
Edad : 31

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You can't say no to me {Benedict}

Mensaje por Daphne Rutledge el Sáb Abr 18, 2015 9:52 pm

La mayoría de las veces Benedict resultaba ser un dolor de cabeza cuando se trataba de pedirle algo, aún así lo quería y seguía pidiéndole favores, ya que aunque me dijera que no las primeras diez veces, al final terminaba aceptando, claro, luego de darme un sermón de por qué era tan inmadura y todo eso, aunque él tenía que saber ya la respuesta, era su culpa, la de Anthony y Colin, había sido criada por ellos y de no ser por nuestra tía y porque tenía otras tres hermanas, posiblemente me comportaría como un niño, bueno... sabía golpear y maldecir como uno, pero al final me había tocado a mi educar como señoritas a mis hermanas, y me había salido bien, pero el ser caprichosa se lo debía a mis mayores tres grandes molestias, por lo pronto dejaría el asunto en paz o al menos iba a fingir que ya había olvidado todo y que no quería ir allá, en realidad no me urgía sacar nada de adentro como había dicho, pero cuando me dijeron que tenía prohibida la entrada, sí que me había entrado la urgencia por descubrir el motivo de esto, y no pararía hasta encontrar respuestas que mis hermanos se negaban a darme, podía ser una auténtica molestia cuando me lo proponía, ya se lo había probado hoy a Benedict, que cuando descubriera que todo había sido una broma, no se quedaría de brazos y buscaría una forma de vengarse con ayuda de uno de mis hermanos, já, ¿ahora quién era el inmaduro? Me reí a solas en la habitación mientras me echaba un puñado de palomitas a la boca, solo tenía que encontrar a quién se aliaría y después hacer que se sintiera culpable, eso siempre funcionaba con cualquiera de mis hermanos para que me dijeran la verdad o se disculparan, digamos que podía ser muy buena actriz si quería.

Luego de lo que me pareció una eternidad, Benedict se había dignado a aparecerse por mi habitación, lo molesté un poco con la película, porque sabía que no era algo de su agrado en lo más mínimo, escuché decirle que sabía lo que pasaba porque la había visto, pero luego dejé de escucharlo porque me distraje pensando en lo triste que era que el capitán hubiera muerto porque era lo que consideraba mejor - No puedo creer que haya sido tan insensible todas esas veces que vi la película antes - Mencioné pensando en voz alta, pero luego de ver su mirada confundida, negué con la cabeza para restarle importancia y cambié el tema, me quejé porque me abandonara antes, hasta que escuché que dijo la palabra accidente - ¿Un accidente? ¿Dónde? Benedict... no puede haber accidentes antes de mi boda, la gente tiene que verse bien, sin raspones o vendas en partes visibles... van a salir en la revista más importante de Inglaterra - Le dije alarmada, por su tono tranquilo intuía que la persona esa estaba bien, pero fuera quien fuera, necesitaba que estuviera presentable, aún cuando fuera alguno de los empleados, todo mundo debía de verse bien, lo miré de mala gana cuando comenzó a molestarme por comer los panecillos que Maxine, la chica que había conocido hacía poco, me había preparado para que los probara - Ahora que decidiste ser mi doctor de panecillos, te digo que no necesito uno, y que mejor comiences a comer para ver si así dejas de hablar - Le sonreí de mala gana hasta que lo vi tomar uno de los panecillos que le ofrecía, ¿acaso me llamaba gorda? En realidad no estaba molesta con él, solo me sentía un tanto bipolar el día de hoy, cosa que comprobé cuando seguí hablándole como si nada pasara.

Le conté todo lo que había visto y sabido sobre Ethan, era un buen amigo suyo y posiblemente lo escucharía si le pedía que se mantuviera lejos, tal vez le hacía caso... claro, como si no lo conociera lo suficiente para saber lo terco que era, igual sabía que Benedict me ayudaría, pero sus siguientes palabras me hicieron verlo extrañada, sonreí divertida luego de aceptar el trato que me había propuesto y me reí - Parece que vas aprendiendo rápido de mi hermanito - Bromeé aplaudiéndole con orgullo para luego continuar riéndome, luego de ello fui a buscar el traje que había llegado junto con los vestidos de las damas y muchas otras cosas, además él debía tener los anillos y su tarjeta de crédito, le entregué la caja más grande con el traje y esperé su aprobación, sonreí complacida una vez que dijo que le agradaba, así que le insté a ir a probárselo. Una vez que estuvo en el baño, fui a tomar otro bocadillo, ya no quedaban más de chocolate, así que probaría los de café que Benedict probó también antes, pero ni siquiera logré abrir la boca para probarlo, pues el olor a café me dio una terrible sensación de asco, justo en el momento que mi hermano salió del baño a preguntarme como se veía, mi respuesta habría sido bien, hasta que algo extraño me sucedió, me cubrí la boca con una mano y le empujé para que se quitara y poder llegar al baño a vomitar en la taza, era asqueroso, y una arcada era seguida de otra de forma continua, ¿qué rayos le ponían al café en este hotel? - Lo siento... creo que algo me cayó mal... el café de esos panecillos debe de haber caducado o algo - Le dije excusándome para luego volver a enjuagarme la boca al baño, un trabajó que resultó inútil cuando recordé el olor del café y tuve que volver a la taza del baño.

_________________

Daphne Rutledge

A falling star fell from your heart and landed in my eyes, I screamed aloud, as it tore through them, and now it's left me blind. I knew that somehowI could find my way back. Then I heard your heart beating, you were in the darkness too, so I stayed in the darkness with you. ― ♥️
avatar
Daphne Rutledge
Ejecutivos


Mensajes : 266
Fecha de inscripción : 14/03/2015
Edad : 27

Ver perfil de usuario http://luxuryrutledge.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: You can't say no to me {Benedict}

Mensaje por Benedict Rutledge el Vie Abr 24, 2015 5:04 am

Desde nuestra niñez Daphne tuvo la capacidad para notar el comportamiento de todos los hermanos incluyéndome a mí, claro que todos los de la familia lo obtuvimos con el paso del tiempo, solo que ella lo comenzó a utilizar a su favor, podía manipular a quien sea que quisiera, todo para tener lo que era de su agrado, aun me arrepiento de no haberle negado nada de lo que quería, habría la posibilidad de que no creciera con esa mentalidad, el pasado no se cambia, así que solo tenemos que adaptarnos a ella, algunos son más manipulables que otros, por un lado esta Anthony que es difícil de convencer, en cambio esta Colin, una de las personas más fáciles de convencer, aunque no engañar, hablando de solo de familiares, con otras personas no lo es… por otra parte a mí tampoco me pueden hacer cambiar de opinión. Daphne cree que hacerme venir hasta su cuarto y teniéndome todo el día ocupado va a lograr sacarme de quicio, y por lo tanto le diré que sí para que ya no siga fastidiando, lo que no sabe es que cada vez que aplica todas sus estrategias, me doy cuenta de lo que hace, ahora que supe lo que trata de hacer no me mostraré enojado, aunque por dentro lo esté, me puedo controlar pero  no puedo evitar que a veces saque ese odio, como lo hice cuando llegue a su habitación, como no podría enojarme si se atrevió a interrumpirme en el trabajo, sacó a una paciente y me hizo perder el tiempo en los almacenes. Tuve la suerte de platicar con Eloise antes de llegar aquí, juntos planeamos hacerle una pequeña broma a modo de venganza para darle una lección, muy poco ortodoxa para mi estilo. Le dejé entendido a Elle que tuviera cuidado porque una vez que se enterara de lo que le haríamos, se pondría como loca y la buscaría cuando se diera cuenta de que me había ayudado. Pero eso no era algo que me tuviera muy preocupado, el que ya decidiera dejar por la paz esas ganas de querer entrar a los almacenes me tenía con cierta incertidumbre, cuando hace eso no quiere decir que ya no intentará hacerlo, esperará el momento preciso para lanzarse de nuevo… yo no lo voy a permitir.

Un momento después de que llegué a su recámara tuvimos una pequeña charla que no era de mi agrado, Titanic era una película que no era muy importe para mí ¿Por qué tenía que estar escuchando todo lo que Daphne decía sobre esa película? Ya no le di importancia a eso, iba a decir algo que no tenía nada que ver con esa película pero ella comenzó a hablar refiriendo algo de lo que ocurría ¿Desde cuándo se ponía tan sentimental por las películas? Y más cuando se la sabía de memoria – Que rara has estado en estos días hermanita - le dije confundido y entrecerrando los ojos, era muy raro como se había puesto, en estos días ha estado portándose así, le resté importancia para decirle lo que había ocurrido en la emergencia que tuve – una mujer ya mayor se resbaló y se golpeó la cadera, afortunadamente llegué a tiempo y no pasó nada malo, solo tiene algunos raspones… estará bien para la boda– mencioné con tranquilidad – Toda la boda te saldrá tan perfecta como quieres Daphne… no te preocupes – sonreí para aliviarla, se esforzó tanto en la organización de la boda, no quiero que nadie se la arruine, si no pagará las consecuencias, eso lo haré yo mismo. Bromee un poco por todos los panecillos que estaba devorando, se enojó por un momento, cuando tome el panecillo se tranquilizó, continuo diciendo también cobre Ethan, el ex novio que tuvo hace años, me pidió que la ayudara y acepté pero le dije que querría algo a cambio – Lo sé, estoy aprendiendo de la maestra – dije siguiéndole la corriente, poco tiempo después fue al armario para sacar el traje de los padrinos e hizo que me lo midiera, cuando regresé del baño para pedirle que me diera su opinión a cerca del traje vi que comenzó a ponerse mal, luego me empujó y salió disparada al baño para vomitar –¿Acaso me veo tan mal?- dije decaído  no sabía porque le ocurría, así que decidí ir con ella - ¿estás bien?- le dije preocupado, estaba vomitando de la nada, empecé a ver las posibilidades de porque sucedería, los panecillos no pudieron haber sido porque si no me hubieran caído mal también, ella me dijo que eran los panecillos – No creo que hayan sido porque si no yo también hubiera vomitado- mencioné mientras me acercaba más a ella para observarla – A veces las mujeres vomitan de la nada, ocurren cuando están embarazadas, no creo que lo estés, sabiendo que falta poco para la boda…¿o sí?- bromee, reí cuando termine de decirle lo último, sería una sorpresa que ella lo estuviera, no me pudo contestar pues al terminar mi frase comenzó a vomitar, esperé a que se le pasara.
avatar
Benedict Rutledge
Cirujanos


Mensajes : 74
Fecha de inscripción : 18/03/2015
Edad : 31

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You can't say no to me {Benedict}

Mensaje por Daphne Rutledge el Sáb Abr 25, 2015 10:24 am

Últimamente habían estado ocurriéndome cosas de lo más extrañas, no es que fuera del todo normal, pero no solía enfermarme nunca, salvo por alguna gripe o algo por el estilo, nada de lo que tuviera que preocuparme, pero esta vez era distinto, posiblemente se debía a todo el estrés acumulado, incluso podía tener alergia a algo, aunque no estaba de qué sería, me había sentido mal algunas veces antes de venir al hotel, pero pensé que se me pasaría luego, además no necesitaba cargar a mi familia con más preocupaciones, era suficiente con lo que se preocupaban por Francesca, aunque ahora se habían acentuado mis síntomas de lo que fuera, amaba el café y ahora de repente, la simple palabra me provocaba asco, escalofríos. Tuve que esperar lo que me pareció una eternidad a Benedict, ahora me sentía mejor, salvo por el hecho de que ahora DiCaprio me resultaba más trágico de lo que nunca antes había imaginado - Solo he estado demasiado ocupada y... ya sabes, tal vez todo me hace pensar más bien en los finales felices - Me encogí de hombros, aunque no tenía mucho sentido ni para mi lo que acababa de decir, así que cambié de tema para que me contara del accidente del hotel, me preocupaba la salud de las personas de aquí, pero también las apariencias, cualquier otra persona habría pensado que era egoísta, pero Benedict no, así que le devolví la sonrisa - Pues claro que saldrá perfecta, te enseñaría todo, pero me temo que no hay mucho tiempo, además he intentado mezclar un poco los postres favoritos de todos... y la decoración es estupenda! - Comencé diciendo entusiasmada mientras le contaba solo algunos detalles, pero no podía decírselos todos,ya que para muchos prefería fuera una especie de gran sorpresa.

Debí haberle tirado con un panecillo directo a la cara, pero no tenía tantas ganas de pelear por ahora, de momento era más importante ver cómo le quedaba el traje, así que no dudé un segundo en dárselo, por supuesto que todos estaban mandados a hacer a la medida de cada uno, así que no sería el problema, sin embargo, tenía que ver cómo se veía, ya había hecho a Gregory probarse el suyo, y desde ahí supe que había sido una buena elección este traje; esperé a que saliera del baño ya vestido, mientras yo probaba otro de los panecillos, aunque su pregunta y mi estómago revuelto no fueron muy oportunos cuando corrí al baño a vomitar - Lo lamento... estoy bien - Le dije en un intento por sonar tranquila mientras iba a enjuagarme la boca, odiaba vomitar - El traje te queda muy bien es solo que... no puedo creer que no huelas eso - Alejé tanto como pude de mi los panecillos para no tener que olerlos más. Iba a intentar auto-diagnosticarme, pero lo siguiente que dijo me dejó sin palabras, abrí los ojos como platos y negué con la cabeza, no es que no fuera posible pues... Simon y yo no vivíamos exactamente en abstinencia - Em... ¿embarazada? Pero qué cosas dices... - No, no podía ser eso, era simplemente estrés y demasiado café - Solo he comido demasiados pastelillos por hoy, sumado a todo el estrés... no hay nadie aquí - Le dije cruzándome de brazos, aunque podía no decírselo a él, sino a mí misma, la parte mala, era que mi médico de cabecera era justamente él, mi hermano. Busqué alguna forma de cambiar de tema, y entonces vi la pequeña caja que saqué antes y se la extendí junto con su tarjeta de crédito - Son los anillos, los he comprado como me dijiste, aunque para entregarlos necesitaras a una chica que... ni creas que no escuché, necesitas a alguna chica... debe haber alguien que use esto - Señalé una caja que había encima del armario con el último vestido que me quedaba para su pareja - ¿Qué tal Sophie? Es linda... ¿no te gusta ni un poco? - Le pregunté divertida mientras me sentaba en el borde de la cama sin quitarle la vista de encima, esperando ver cualquier expresión en él, me quedé pensando por un momento en que necesitaba una novia.

_________________

Daphne Rutledge

A falling star fell from your heart and landed in my eyes, I screamed aloud, as it tore through them, and now it's left me blind. I knew that somehowI could find my way back. Then I heard your heart beating, you were in the darkness too, so I stayed in the darkness with you. ― ♥️
avatar
Daphne Rutledge
Ejecutivos


Mensajes : 266
Fecha de inscripción : 14/03/2015
Edad : 27

Ver perfil de usuario http://luxuryrutledge.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: You can't say no to me {Benedict}

Mensaje por Benedict Rutledge el Sáb Mayo 09, 2015 9:07 am

Aun no puedo comprender como este día se pudo transformar en un infierno, tenía que haberlo  presentido en el momento que entró Daphne al consultorio, tiende a ser extremista en  muchos sentidos por lo que cualquier conversación con ella se llegaba a tornar muy buena o muy mala, como sucedió hoy. Me surgieron varios contratiempos también que aumentaron el enojo de ella, aunque no sé porque se molestó conmigo en un principio si no había hecho nada malo en lo que a mí respecta, pero bueno hoy ha estado rara, creo que por eso fue. Ya me sentía muy cansado, solo pensaba en ir a mi habitación y caer en la cama dormido, el estar  buscando por horas en los almacenes y llegar con mi hermana después a escucharla de nuevo con lo mismo, en momentos como estos puedo darme cuenta de lo fuerte que puedo llegar a ser. Comenzó a comportarse de una forma  extraña – Estas muy sentimental Daphne Rutledge – le dije que con una mirada muy misteriosa, no tenía sentido su respuesta  ¿Qué persona en su sano juicio se pondría tan emocional solo por estar ocupada? O solo sentiría nostalgia porque faltan muy pocos días para su boda, quien sabe. Para no seguir con esta conversación tan confusa cambiamos el tema para explicarle porque la tuve que dejar en el consultorio – No te preocupes… Sé perfectamente que todo lo arreglaste muy bien, confío en tus decisiones – le dije amablemente a pesar de que no todas sus decisiones sean siempre buenas, el tiempo ya estaba encima, me imagino toda la presión que siente en sus hombros, también me sentiría igual que ella si estuviera en su lugar.

Otra cosa para la que me necesitaba aparte de pedirme que mantuviera alejado a Ethan de ella fue para que me probara el traje que llevaríamos los padrinos, no tenía ningún problema en hacerlo, salí del baño para pedirle la opinión a Daphne pero mi sorpresa fue que cuando le pregunté lo que pensaba, corrió al baño a vomitar, hice un comentario que no tenía importancia… claro que no podía vomitar por mi apariencia – Daphne no estás bien… ni siquiera puedo oler lo que dices – comenté confundido, lo que le pasaba no era algo que normalmente le suceden a las personas. Cuando un médico pasa bastante tiempo tratando con los síntomas de las personas llega a un grado en el que solo con ver algunas manifestaciones, le pasan por la mente muchas enfermedades o casos que le suceden a personas muy seguido, con ver lo que pasa con Daph esta noche, intuí que era un embarazo, no estaba completamente seguro, solo lo solté como una simple broma – Solo fue una broma, dije lo primero que pensé- no sé porque se puso tan tensa cuando mencioné eso, aunque claro hay cierta posibilidad – No importa si son los pastelillos, el estrés o tu imaginación, si te vuelve ocurrir pásate por el consultorio por favor – le dije tranquilamente,  espero que no sea nada grave y menos que eche a perder su boda, parecía que ya no quería seguir hablando de esto debido a que me mostró los anillos – Están bien, me gustan – pensé que no le había tomado tanta importancia a quien me acompañaría – Pues… si invitaré a alguien no me presiones – le dije desesperado, ya había tenido suficiente en la conversación de un rato con Katherine, me dejó muy pensativo, y después siguió Eloise con lo mismo, en cierto modo no debí de decir a Daphne que no me presionara si solamente lo menciono una vez, también me enseño el vestido que usaría quien yo llevara, era obvio que iba a sugerirme a alguien, y de todas tuvo que decir Sophie, ella sabía que estaba aquí y eramos muy buenos amigos, lo había pensado demasiado -  Le pediré que me acompañe -  comente ignorando la pregunta que me hizo, no pude evitar ponerme nervioso, no quería que sospechara lo que sentía ni nada parecido, si salía una palabra de mi boca relacionado con eso Daph comenzaría a imaginarse cosas y conociéndola no me dejaría en paz con eso, no podía verla a los ojos porque  percibía  la forma de su mirada como si quisiera leer mi mente, gire mi mirada hacia abajo para ver el reloj, ya era demasiado tarde, Simon estaba por llegar y todos necesitábamos dormir, era una buena excusa para salir de ahí lo más rápido posible – Ya es muy tarde, creo que me iré a dormir… te vuelvo a recordar que si te sientes mal no tardes en ir a verme- dije mientras tomaba el traje, el vestido y los anillos rápidamente  - Buenas noches – sonreí para ocultar mi nerviosismo y desesperación, me sentía más aliviado cuanto más alejado estaba de la habitación, ¿Cómo me pude poner así en frente de ella? Nunca demuestro mis emociones involuntariamente solo cuando yo quiero, aprendí a controlarlo. Lo único que necesitaba era  despejar mi mente de todo lo que hice en este día tan largo, llegué a mi recámara, dejé las cosas que traía y me tiré en la cama a dormir...
avatar
Benedict Rutledge
Cirujanos


Mensajes : 74
Fecha de inscripción : 18/03/2015
Edad : 31

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You can't say no to me {Benedict}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.